Fuente: Aarón Sequeira en prensalibre.cr

Bajo el argumento de que la puesta en vigencia de la Ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas resultaría problemático para el proyecto hidroeléctrico Diquís, la fracción del Partido Liberación Nacional muestra fuertes reservas en relación con su aprobación.

Dicha iniciativa, a pesar de que casi cumple 15 años de rondar como un fantasma por los pasillos legislativos, apenas se encuentra en discusión de mociones de fondo bajo el artículo 137 del Reglamento de la Asamblea Legislativa en su segundo día, de cuatro en total. Viviana Martín, jefa de la bancada oficialista, explicó que parte de la preocupación que les cobija tiene que ver con que no hay evidencia de criterios establecidos por entidades estatales respecto al proyecto y sus implicaciones, al menos no desde 2001.
Población partida

“Sorprende en este proyecto de ley ver a la población indígena partida. Eso preocupa, pero lo que más preocupa es que desde 2001 no se les consulta a las entidades ni organizaciones implicadas. Por ejemplo el proyecto hidroeléctrico Diquís se vería afectado por esta iniciativa tal como está”, destacó Martín.

En ese sentido, la diputada liberacionista refirió que tal como se encuentra el proyecto hoy en día, la bancada en pleno no dará los votos para que se apruebe, pues consideran que se debe revisar.

“Vale la pena tener el conocimiento de lo que dicen el Ministerio de Agricultura, el Instituto Costarricense de Electricidad, desde hace nueve años no se les consulta a instituciones gubernamentales”, adujo.

Todo proyecto que se encuentre en trámite en la Asamblea Legislativa es mandado a consulta preceptiva a instituciones, organizaciones o comunidades que se encuentren visiblemente afectadas por una iniciativa de ley.

Igualmente hay controversias en torno a la consulta que se hiciera hace algunos años entre las comunidades indígenas, cuyas ocho etnias están repartidas en 24 territorios claramente delimitados.

Sin embargo, los implicados aducen unos que no se hizo como se debía (sobre todo Conai), mientras que la Mesa Nacional Indígena, tal como refirió su coordinador, Donald Rojas, recuerda que la consulta fue avalada por observadores internacionales y nacionales.

No es adrede

Martín respondió ante consulta de LA PRENSA LIBRE que nunca se atrasaría el proyecto adrede, pero que “si se sabe que podría afectar un proyecto hidroeléctrico de interés para el país, hay que hacer la consulta para estar seguros”.

La diputada también refirió que no podría decir si la Comisión de Asuntos Sociales envió a consultar debidamente el proyecto a las instituciones.
Reuniones y promesas

El proyecto de Ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas sigue en la mesa de debate, y tal como parece podría seguir así por meses, incluso por varios años más, mientras organizaciones y comunidades (14 de las 24 urgen la aprobación) mantienen reuniones con grupos políticos representados en el Congreso.
La posición del Conai es que no hay certeza de qué grupo representaría los intereses de los indígenas, mientras que la Mesa Nacional Indígena, tal como ambos entes dijeron a este medio, explica que los autóctonos son pueblos maduros que tienen derecho a representarse y decidir su presente y futuro, así como defender su pasado.

Escríbale a Aarón Sequeira: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Prosokioc