Guácimo, Limón. 29 de mayo, 2019.- Personas de la comunidad de Duacarí de Guácimo denunciaron la contaminación de una quebrada, ubicada a 300 metros de la Escuela Pública de Duacarí 5, y que desemboca en el río Jiménez.

La alarma se dio el pasado 27 de mayo, con la muerte de peces y otras especies de la zona, como culebras, producto de la contaminación de la quebrada, que se encuentra al lado de una de las plantaciones de la empresa Piña Frut.

Según los denunciantes “en este momento se encuentra en trámite un proceso judicial en contra de Piña Frut por destrucción del bosque para expandir el cultivo de piña, para plantar más de 47 nuevas hectáreas de piña, cuando los trámites ambientales fueron por menos de 30 hectáreas”. (Ver más de la denuncia en:https://www.crhoy.com/ambiente/denuncian-que-pinera-en-guacimo-enterro-arboles-para-ocultar-tala-ilegal/)

Otra de las afectaciones ambientales ha sido el drenaje de una laguna de aproximadamente 1000 metros cuadrados de extensión, donde según refieren los vecinos, existía variedad de fauna, entre la que resalta la tortuga lagarto.

Antecedentes

La Universidad de Costa Rica (UCR), en coordinación con otras universidades, ha realizados distintos proyectos en la zona, los cuales han logrado determinar el riesgo de contaminación del suelo y recurso hídrico por el uso extensivo de plaguicidas.

Uno de esos es el proyecto “Caracterización hidrogeológica de la zona oeste del cantón de Siquirres y evaluación del riesgo a la contaminación del recurso hídrico por plaguicidas”, realizado por especialistas de geología de la UCR y del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET), de la Universidad Nacional (UNA).

En la comunidad de Duacarí se encontraron trazos de plaguicidas en el río Limbo “producto posiblemente del arrastre de plaguicidas por la escorrentía sobre las fincas de piña hacia el río”, según dicho estudio.

En la zona de estudio se realizaron 32 muestras (entre octubre de 2008 y junio de 2009) en aguas provenientes de fuentes subterráneas, nacientes y quebradas; y se incluyeron acueductos rurales, casas privadas y una escuela. En 12 de estas muestras se recolectaron plaguicidas y herbicidas como ametrina, bromacil, diuron; insecticidas como carbofuran, diazinon, etoprofos, y fungicidas como triadimefon, concluyó la investigación.

Otro estudio de la UNA denominado “Presencia de residuos de plaguicidas y calidad biológica del agua del Río Jiménez, como representante de los ríos del Caribe de Costa Rica” logró comprobar la presencia de residuos de plaguicidas utilizados en el cultivo de la piña en ríos y quebradas. La investigación fue realizada en la cuenca del río Jiménez, en la provincia de Limón, por el IRET y presentada por la bióloga M.Sc. Silvia Echeverría Sáenz, en el Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la UCR.

El estudio revela la presencia de residuos de agroquímicos en todas las muestras de agua analizadas de los sitios con influencia agrícola y, en una ocasión, los plaguicidas se encontraron en concentraciones capaces de provocar mortalidad a organismos de laboratorio. Entre los plaguicidas identificados hay insecticidas, herbicidas y fungicidas, tales como carbaril, diazinón, etoprofós, bromacil, ametrina, hexazinona, diurón, triadimefón, y clorotalonil. Algunas de estas sustancias son altamente tóxicas para los peces y los crustáceos.

(Ver más del estudio en: https://www.repositorio.una.ac.cr/bitstream/handle/11056/7467/presencia%20de%20residuos.pdf?sequence=1&isAllowed=y)sp;          UCR

Prosokioc